Beber Entre Líneas

Colección Beber Entre Líneas 

La Colección Beber Entre Líneas está integrada por los Vinos de Finca de Bodegas Solar de Samaniego, enmarcados en la D.O.Ca. Rioja. Estos vinos adquieren una tipicidad literaria única aportada por escritores y académicos de la Real Academia Española, que describen el vino y las sensaciones que les provoca.

Estos son los vinos que integran hasta el momento la Colección Beber Entre Líneas:

- El Cerrao Crianza 2014
- Musco Crianza 2014
- Majaflorida Crianza 2014
- Majaflorida Reserva 2011
 

EL CERRAO CRIANZA 2014

Nueva añada de este Vino de Finca de Bodegas Solar de Samaniego, amparado por la D.O.Ca. Rioja, que se integra en la Colección Beber Entre Líneas. Su personalidad y matices transportan a la escritora y académica Soledad Puértolas a un momento especial junto al río:

El sabor de este vino me remite a un mediodía en una ciudad extranjera, esperando el almuerzo en un acogedor restaurante al pie de un larguísimo puente de piedra perteneciente a la época de los romanos. Habían servido el vino en altas copas de cristal y dejado sobre el mantel blanco unos platillos con aperitivos.

La leve ondulación de la superficie del río, tan próxima a nosotros, hacía pensar en largos trayectos fluviales y marítimos, en barcos que se deslizan por la inmensidad de las aguas y recorren el mundo.

Nos invadió una sensación de armonía que, precisamente por no haber sido planeada ni intuida, resultaba más placentera. Se trataba de una armonía súbita y, en cierto modo, ya se presentía su fragilidad, pero en eso radicaba su mayor mérito. Ya que iba a desaparecer, había que disfrutarla sin reservas.

Fue un momento -quién sabe lo que duró- en el que lo efímero, lo fugitivo, perdió todo carácter de amenaza. Un soplo de aire fresco es siempre algo breve, algo que se aprecia de golpe de principio a fin. Sin embargo, estaba durando, y seguía siendo algo limitado, completo y envolvente.

El vino se deslizaba con suavidad por la garganta, como se deslizaba algo imposible de determinar en el cielo neblinoso. Quizá unos débiles rayos de sol trataban de abrirse paso entre aquel techo de nubes blanquecinas. No era exactamente un mediodía nublado. Era luminoso. Algo se estaba elevando, algo se movía levemente segundo a segundo. Parecía que estuviéramos en un barco. Aquella sensación de movimiento no era fácil de interpretar. Pero, ¿quién quería interpretaciones? Estar ahí bastaba.

Se deslizaba el vino, se deslizaba el cielo, se deslizaban y se perdían entre las nubes los rayos de sol, se deslizaba el agua del río bajo los arcos del puente y llegaba hasta nosotros. Si alargáramos el brazo, podríamos tocarla. Se presentía el frescor que dejaba en la mano.

No nos conocíamos mucho. Nuestros vínculos estaban naciendo ahí, en ese lugar y en ese largo, interminable, momento y se quedarían ligados a la idea de lo efímero.

Eramos cuatro personas. Ni siquiera era una historia de amor, pero había algo muy dulce en el aire, en todo ese deslizarse del vino, del río, de las nubes, de la mano en el agua y los dedos sobre el mantel.

¿Qué es lo que recordaremos de todo esto?, preguntó alguien.

Y cada uno contó una historia. Historias que no eran tristes ni exageradamente alegres. Historias efímeras que se deslizaban como el río, las nubes, el vino...

 

Soledad Puértolas
Licenciada en Periodismo. Académica de la Real Academia Española, Silla g. Escritora de novelas, ensayos, relatos y cuentos. Entre otros, ha recibido el Premio Sésamo, el Premio Planeta, el Premio Anagrama de Ensayo, el Premio Glauka como reconocimiento a su trayectoria en el campo cultural, el Premio de las Letras Aragonesas, el Premio de Cultura de la Comunidad de Madrid y el Premio José Antonio Labordeta de Literatura.

El Cerrao Crianza 2014
 
Musco Crianza 2014

MUSCO CRIANZA 2014

Nueva añada de este Vino de Finca de Bodegas Solar de Samaniego, dentro de la D.O.Ca. Rioja, que entra a formar parte de la Colección Beber Entre Líneas. El especial carácter de este vino inspira al escritor y académico Luis Mateo un texto sobre la creatividad, lleno de emociones y sensaciones:

Se puede ganar la inspiración con un vaso de Musco como se puede ganar de alguna otra forma improbable. Nada tiene que ver la inspiración con el vino y, sin embargo, también el vino puede ser fuente de la misma, si entendemos que la inspiración no tiene reglas que la determinen.

En el Musco encuentro una novedad de gusto que retiene en el paladar cierto embeleso, lo que al beberlo me lleva a detenerme y a repensar lo que estoy escribiendo.

La verdad es que la inspiración no se gana de ninguna manera, es algo que sobreviene y te encuentra cuando menos lo piensas. Podría decirse que es un estado de lúcida creatividad que te llega o alcanzas, acaso porque lo mereces.

Siempre he tenido un buen vino como buena compañía, mejor que cualquier otra bebida. Con el Musco la compañía me parece especialmente garantizada, podría decir que se trata de una amistad. Un vino amigo. No sería capaz de decir a lo que me sabe, pero sí lo que me proporciona, en el orden de los vinos que más me gustan, y es esa novedad de gusto que, como digo, retiene en el paladar cierto embeleso.

La escritura se detiene al pie del sabor, el gusto es novedoso, no repetitivo o trivial. Puedo beber otro vaso, algunos más, no demasiados, no exageremos. Un tiempo transitorio para repensar en lo que estoy escribiendo, con el vino amigo que me acompaña y hasta, a lo mejor, me susurra y me ayuda a esclarecer lo que hago. Un buen vino, una buena crianza y ojalá una mejor escritura.

 

Luis Mateo
Licenciado en Derecho. Académico de la Real Academia Española, Silla I. Poeta, novelista y ensayista, su obra literaria ha sido objeto de tesis doctorales en universidades españolas, europeas y americanas. Entre otros galardones, ha recibido el Premio Café Gijón, el Premio Ignacio Aldecoa, el Premio Nacional de Narrativa, el Premio Francisco Umbral o el Premio de Literatura de la Comunidad de Madrid.

 

MAJAFLORIDA CRIANZA 2014

Nueva añada de este Vino de Finca de Bodegas Solar de Samaniego, enmarcado en la D.O.Ca. Rioja. El escritor y académico José Antonio Pascual le aporta una tipicidad literaria con su texto La magia de lo natural:

Yo, a diferencia de Sancho, no "tengo un instinto tan grande y tan natural en esto de conocer vinos, que, en dándome a oler cualquiera, acierte la patria, el linaje, el sabor y la dura y las vueltas que ha de dar, con todas las circunstancias al vino atañederas". Se lo confieso a unos amigos que observan con preocupación unas botellas de Solar de Samaniego, por más señas Majaflorida: crianza, 2014, por ver qué lográbamos sacar de ellas entre todos: para empezar, el placer de gustar su contenido. Lo que, atacando la prueba con parsimonia, dura no poco, permitiéndonos hablar y hablar, pero sin las consecuencias que tuvo la conversación entre Sancho y el escudero del Caballero del Bosque, que "tanto hablaron y tanto bebieron, que tuvo necesidad el sueño de atarles las lenguas y templarles la sed, y así, asidos entrambos de la ya casi vacía bota, con los bocados a medio mascar en la boca, se quedaron dormidos".

Mientras hablábamos no perdíamos de vista las copas y hasta casi llegamos todos a coincidir ––lo cual no deja de sorprenderme–– en que el color del vino nos susurraba algo así como una i muy larga, profunda, pronunciada con fuerza, como una buena capa de color cardenalicio, aunque mi oído llegó a sospechar que se trataba de una púrpura tan chillona. El color del sonido se refugiaba en el fondo de la copa, dejando tras de sí unas profundas lágrimas que, agarradas con fuerza al cristal, se negaban a desaparecer.

Luego, como hicieron en su día unos antepasados de Sancho, aplicamos la punta de la lengua al vino; después, con calma, lo paladeamos a conciencia... Ya a estas alturas, lejos de la cena de ayer (porque, vamos a confesar la verdad, no fue cata, sino cena), sentado al ordenador no estoy muy seguro de su sabor. Desde luego no me rascaba su textura. A alguien esta le parecía muy suave.

Se extendió esa sensación por mi boca y se me quedó pegada por un tiempo al paladar. No sé cuánto, pues hube de entretenerme en adivinar qué significaba ese término tan horrible, como el de 'caudalíes', con el que se mide la persistencia del sabor, que uno de los comensales quiso imponerme.

Solo puedo decir sinceramente que este vino tiene la magia que es inherente a lo natural.

 

José Antonio Pascual
Doctor y Catedrático de Lengua Española. Académico de la Real Academia Española, Silla k, y director académico del Nuevo diccionario histórico del español (NDHE). Autor de más de un centenar de libros y artículos, en su mayor parte dedicados a la lexicografía y a la historia del español. Ha recibido, entre otros, el Premio Conde de Cartagena de la RAE, el Premio Nacional de Investigación Ramón Menéndez Pidal y el Premio Castilla y León de las Ciencias Sociales y Humanidades.  

Majaflorida Crianza 2014
 
Majaflorida Reserva 2011

MAJAFLORIDA RESERVA 2011

Vino de Finca de Bodegas Solar de Samaniego, enmarcado en la prestigiosa D.O.Ca. Rioja y el primero de nuestros Reservas que forma parte de la Colección Beber Entre Líneas. El escritor y académico José María Merino le aporta una tipicidad literaria con su texto Olores y sabores telúricos:

Esa oscuridad contundente ¿no recuerda la del universo?, me pregunto, tras escanciar el vino en la copa y alzarla contra la luz del mediodía: pues acotada en mi mano está la negrura densa de una noche sin luna.

La referencia cósmica se hace más concreta cuando acerco la copa a mi nariz: pero ahora ya no estoy avistando una distancia sin límites, sino que mi olfato me trae el efluvio de la gran gruta que conocí de niño, con un regato vertiéndose hacia lo hondo, y al tiempo el olor a madera seca de la leñera del abuelo, cerca del bosque. Dos aromas memorables, terrestres, misteriosamente conjuntados.

Voy a probar este vino que se anuncia con tantas referencias planetarias: tomo un sorbo, lo hago recorrer mi boca con un movimiento de enjuague, y pienso en esas raíces de las cepas que han alimentado a los racimos absorbiendo la sustancia de un suelo millones de años viejo, donde los feldespatos, y las micas, y los silicios, y los cuarzos... han ido mezclándose con tantas sustancias orgánicas, animales y vegetales, porque el vino recorre mi boca como una caricia mineral.

Si es posible sentir el sabor a la vez rotundo y delicado de la tierra, yo lo estoy sintiendo, y ese sabor, conciliado profundamente con las sustancias que constituyen mi propio cuerpo, permanece en mí, tras el trago, durante un buen rato.

Olores y sabores telúricos.

Y relleno la copa para brindar por este vino, que ha comunicado de repente en mí el universo con mi pequeño mundo.

 

José María Merino
Licenciado en Derecho. Académico de la Real Academia Española, Silla m. Poeta, novelista, articulista y ensayista, uno de los mayores representantes contemporáneos del género del cuento en nuestro país. Ha recibido el Premio Novelas y Cuentos, el Premio de la Crítica, el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil, el Premio Nacional de Narrativa o el Premio Castilla y León de las Letras, entre otros.