Solar de Samaniego, la bodega literaria

Historia Solar de Samaniego
 

En 1968 una empresa familiar con raíces riojanas decide recuperar su orígenes fundando Bodegas Alavesas a los pies de las murallas de Laguardia, villa medieval situada en el corazón de la Rioja Alavesa. Años más tarde se decide ampliar la actividad vitivinícola a otra de las denominaciones históricas del vino español, la Ribera del Duero. Con Bodegas Durón, el grupo Solar de Samaniego se convierte en una de las bodegas riojanas pioneras en establecerse en esta denominación de origen.

A comienzo de la década de los ochenta se alcanza otro hito para el tradicional mundo del vino al facilitar el acceso de nuestros vinos a cualquier consumidor propiciando el trato directo de la bodega, nace la Cofradía Solar de Samaniego en el año 1982. Así describía a nuestros miembros, en el primer número del boletín informativo, el gran poeta Antonio Gala:

“Entre lo apolíneo y lo dionisíaco se han repartido los hombres, los pueblos, las edades, las razas. Ellas son las dos posturas más antagónicas que existen: una, la línea recta, la compostura, la reflexión, el distanciamiento, la interrogación; otra, la curva, el frenesí, la inconsciencia, la intuición, el rito...

Nada puede extrañar que quienes son bebedores se apelliden con frecuencia cofrades: formen parte de una fraternidad; participan de una iniciación ceremonial; gozan de una complicidad; practican una religión común con un común fervor“.

La atracción enoliteraria de Beber entre Líneas está también presente en el interior de las bodegas Solar de Samaniego en Laguardia. Muestra de ello es que se haya confiado en el estudio del interiorista Lázaro Rosa-Violán, referente en decoración de nuestro país, para crear el ambiente de esa fusión entre el vino y literatura y convertir los espacios de visita en un lugar fascinante que invita a disfrutar de ambos placeres: degustar una copa de vino y leer un libro.

Con ese talento propio para combinar elementos antiguos y nuevos, y diseñando atmósferas que parecen inalterables al paso del tiempo, Lázaro Rosa-Violán ha creado una soberbia decoración en la que se encuentran librerías, sofás de cuero, grandes alfombras, lámparas ambarinas e imponentes mesas de roble local.

Aunque, por supuesto, los protagonistas absolutos de todas las estancias son las botellas de vino y los diferentes ejemplares de libros traídos de lugares de todo el mundo que dan vida a la biblioteca que reviste las paredes de la bodega.

Un entorno mágico en el que descansan libros y vinos.

Beber entre Líneas, lo que siempre hemos sido

 Beber entre líneas

Beber entre Líneas es la fusión de las culturas del vino y la literatura mediante una propuesta multiartística singular del grupo bodeguero Solar de Samaniego, en las bodegas de Laguardia y Roa. Arquitectura, paisajismo, interiorismo, relatos, poesía, pintura, muralismo, gastronomía o festivales conforman la oferta cultural de nuestras bodegas.

Beber entre líneas es un acto de coherencia histórica de Solar de Samaniego con sus raíces, ya que la tradición literaria del grupo está implícita desde su creación, incluso en su propio nombre, dado que el escritor Félix María de Samaniego se inspiró para sus obras en el paisaje de viñedos de su finca de La Escobosa, perteneciente hoy en día a las bodegas de Laguardia (Álava).

Nuestros vinos se pueden adquirir a través de la Cofradía Solar de Samaniego, el más significativo y consolidado “club exclusivo de producto” del vino nacional, una particular sociedad enoliteraria donde sus miembros disfrutan de la pasión por el vino en relación directa con la bodega, así como de prestigiosas actividades literarias.