Estos son los dos ganadores del Concurso de Microrrelatos Cabeza de Cuba:

Primer Premio y flamante ganadora de un fin de semana enoliterario para 2 personas que incluye: visita a Bodegas Solar de Samaniego con cata y aperitivo, degustación del Menú Beber Entre Líneas y noche de hotel. Además de un cupón de 30 euros, válido hasta el 15 de diciembre, para utilizar en los vinos Valcavada y Óptimo (vinos premium de la bodega), Sara García de Pablo.

«Cuando salgo de la habitación, Leire toma la copa por la base y la huele atentamente apreciando su aroma. No satisfecha con eso, agita el vino con movimientos circulares buscando indicios de algún poso en él. Convencida de la seguridad de la bebida empieza a paladearla camino a su butaca, donde continua leyendo la novela de misterio que tiene por la mitad. Pobre, no me conoce demasiado bien. Si hubiera prestado atención, sabría que jamás estropearía un Solar de Samaniego con veneno. Desde mi escondite tras las cortinas sonrío al verla mojarse los dedos para pasar la página mancillando el libro. Esa asquerosa costumbre será su final.».


Segundo premio y ganador de una visita Nocturna con cata y aperitivo para 6 personas a Bodegas Solar de Samaniego. Además de un cupón de 30 euros, válido hasta el 15 de diciembre, para utilizar en los vinos Valcavada y Óptimo (vinos premium de la bodega), Agustín Ruíz Pérez

«SORPRESA. Elena y Mirian nacieron el mismo día en años distintos y son muy distintas. Elena, la mayor, siempre fue idéntica a mamá: guapa, inteligente, divertida; la que siempre cae bien. Mirian, sin parecido conocido, siempre fue «la eufemística»: «rasgos singulares», «esforzada», «seria»; a la que «le cuesta entrar». La confunden: ese niño ¿quién es? y la cuestionan: ¿de verdad es su hermana? Elena, inmersa en la fase olfativa de su Cabeza de Cuba, sólo alcanza a verlo de reojo. Mirian lo contempla ojiplática. «Es un amigo de papá que lleva quince años fuera» dice mamá muy cariñosa. «Apareció el parecido conocido» piensa horrorizada.».


Felicidades a ambos y gracias a todos por haber participado en esta edición del Concurso de Microrrelatos Cabeza de Cuba. Les animamos a seguir fusionando la cultura del vino y la literatura inspirados por el proyecto Solar de Samaniego Beber Entre Líneas

Si quiere continuar la experiencia de los relatos ganadores disfrutando del vino protagonista de cada uno de ellos, puede adquirirlo aquí

Comprar Cabeza de Cuba


Ganadores de la primera semana:

1. Antonio Gómez. Ganador de una caja de Cabeza de Cuba Crianza 2019.

«Era mi némesis. Había perseguido a otros muchos psicópatas, pero él parecía estar hecho a mi medida. En cada escena del crimen, dejaba siempre una copa de aquel excelente vino como firma. No podía tratarse de una coincidencia, siendo yo una enófila empedernida y aprendiz de sumiller. Cuando la copa me roza los labios, mi olfato me detiene. Lo reconocería entre mil caldos. Debe haber dado el cambiazo a la botella que acabo de sacar de la vinoteca del salón. Su voz, que emana desde las sombras, rasga el silencio: - Buena nariz, inspectora. Y aterrorizada, veo en su mano derecha el revólver que había dejado en el recibidor al entrar en casa.».

2. Antonio Coronado Hijón. Ganador de una caja de Cabeza de Cuba Crianza 2019.

«EL SECRETO Cuando niña, vivía en una bonita casa alavesa, donde todos los días laborables mi niñera “Tato” y yo tomábamos el almuerzo que ella preparaba y luego me acompañaba a mi cuarto para que durmiera la siesta. Tato esperaba a mi madre, que solía llegar primero, en la cocina leyendo algún libro. Un día, desvelada, bajé a la cocina y la encontré enfrascada en una lectura que acompañaba con una copa de Solar de Samaniego Cabeza de Cuba de 1983 de nuestra bodega. Se justificó contándome que beber este vino “entre líneas” es de los mejores maridajes que conocía. Me pidió que guardara su secreto. No se lo cuenten a nadie.».

Ganadores de la segunda semana:

3. Pedro Peinado. Ganador de una caja de Cabeza de Cuba Crianza 2019.

«GOURMET El profesor, un hombre de modales antiguos, descorchó varias botellas y repartió copas entre los alumnos. Fuimos probando. Realmente disfruté distinguiendo notas y apreciando su densidad. Al final, cuando no quedaban alumnos, me pidió que esperase. Le había parecido una mujer de buen gusto y quería mostrarme la cata más exclusiva. Seguramente intentaba ligar, pensé, pero le seguí, y al descorrer una cortina vi a uno de los alumnos atado de pies y manos. Me quedé de piedra cuando el profesor le mordió la yugular y me invitó a probar. No tomarás nada igual, me dijo. Le tendí mi copa y me sirvió. Tenía razón. Le compré toda la cosecha.».

4. María del Carmen Pérez García. Ganadora de una caja de Cabeza de Cuba Crianza 2019.

«La vista se me nubla mientras esta esencia atraviesa mis sentidos. Sé que me observa, pero no me importa. Cómo explicar a un niño que el aroma de esta copa de Solar de Samaniego Cabeza de Cuba, consuela y alivia mi pena. Eran nuestros momentos, una conspiración que nos llenaba de complicidad y egoístamente no compartíamos con nadie. Entre línea y línea marcábamos la diferencia de tomar un trago a degustar una exquisitez. Nunca imaginé que cumplir esta promesa fuese tan difícil. Algún día puede que me acompañe —Sí cariño, eso te gustaría, pero todavía es pequeño— Mientras se hace ese hombre que tú y yo soñábamos, aquí estaré, en nuestra cita.».

Ganadores de la tercera semana:

5. Manuel González. Ganador de una caja de Cabeza de Cuba Crianza 2019.

«PEQUEÑOS PLACERES. Mi madre nunca había probado el vino hasta esa noche. Decía que no le sentaba bien pero yo creo que era por pudor. Su espartana educación le había impedido disfrutar de esos pequeños placeres terrenales. Esa noche vino a cenar un amigo de mi padre, con una botella de vino debajo del brazo. Era un vino excepcional, cabeza de cuba le llamó. De camino a mi habitación, sorprendí a mi madre en la cocina sirviéndose una copa de vino. Con la parsimonia de un experimentado sumiller se la llevó a los labios. Al acabar esbozó una sonrisa pícara mientras se dirigía al dormitorio conyugal. Sorprendentemente la cocina quedó sin recoger.».

6. Gloria F. Galán Frías. Ganadora de una caja de Cabeza de Cuba Crianza 2019.

«LA CATA FINAL Se cree que no le estoy viendo. Y no solo le veo sino que, también, le huelo. Aroma intenso a miedo mezclado con el roble y el regaliz. «¡La traición se paga, amigo!» Al trasluz, reparo en su color: pálido; ni siquiera el Valcavada Reserva del 2017, que balanceo en mi copa Afnor, puede dar brillo a ese rostro macilento. Permanece inmóvil, asustado. Sabe que sus horas agonizan en aquellos depósitos de hormigón. En un nuevo intento, me suplica... Demasiado tarde. Pletórica, cierro los ojos, inhalo su pánico astringente y separo los labios. Mientras me lo bebo, sus gritos van dejándome unas agradables sensaciones en la garganta.».

Ganadores de la cuarta semana:

7. Anate Rivera. Ganadora de una caja de Cabeza de Cuba Crianza 2019.

«ÚLTIMAS COPAS Aquella noche, vi la ocasión perfecta cuando mi huraño padre, me ordenó que les sirviera una copa de Solar de Samaniego; a él en su despacho, mientras hacía balance de los bienes que pretendía negarnos a mi madre y a mí; y a su amante arpía, retirada en el dormitorio principal. Él no notó nada, estaba más atento a las cifras millonarias que al sabor del vino; pero ella, a la que me quedé observando desde la puerta, metía la nariz en el cristal, una y otra vez, con expresión suspicaz. Se la tomó y yo me encaminé con sigilo al jardín, desde donde llamé por teléfono a mi madre para anunciarle que ya estaba hecho.».

8. Pilar Carrasco Sancho. Ganadora de una caja de Cabeza de Cuba Crianza 2019.

«El pequeño Andrés meditaba sus objetivos. La prisa con la que su madre le mandaba a la cama tan temprano esa noche, le tenía intrigado. Sabía que su madre tenía que ir a la oficina al día siguiente, pero ¿por qué se reservaba ese rato en soledad en el salón cuando toda la casa estaba tranquila? Dijo que estaba casada y que iría a acostarse, pero aquel suspiro no encajaba con el espíritu diligente y automático de todas las noches… Era como si el tiempo se hubiera detenido mientras ella aspiraba el aroma de su copa recién servida…».

Ganadores de la quinta semana:

9. Lourdes Bernal. Ganadora de una caja de Cabeza de Cuba Crianza 2019.

«El niño me pidió que le acompañara a comprar un regalo. En la enoteca me sorprendió lo claro que tenía, con su edad, el vino a comprar y su deseo de pagarlo él. Volvimos a casa donde se dedicó a envolverlo. Al día siguiente, cuando se le dio a su madre, sus ojos brillaban de excitación. A cambio recibió una enorme ración de besos y mimos. Abrió la botella, sirvió un par de copas y vi al niño tras la cortina, esperando expectante la cata de su regalo. Le susurré "disimula, tenemos un espía" y aproveché para hacer la foto. Con los años siempre que abrimos una botella de Cabeza de Cuba no podemos evitar recordar el mejor Día de la Madre.».

10. Alba Rocío Ayuso Domingo. Ganadora de una caja de Cabeza de Cuba Crianza 2019.

«Últimas gotas de sangre deliciosa, me despido con un trago lento, retenido en mi boca, sabiendo que él no me dejará besarte más. ¡Pobre engreído que controla todo en mí!. Aunque me consuela saber que esta pequeña pepita de uva disfrutará algún día de un buen Cabeza de Cuba, clara herencia del buen gusto que le dejará su madre».

Ganadores de la sexta semana:

11. Sara García de Pablo. Ganadora de una caja de Cabeza de Cuba Crianza 2019.

«Cuando salgo de la habitación, Leire toma la copa por la base y la huele atentamente apreciando su aroma. No satisfecha con eso, agita el vino con movimientos circulares buscando indicios de algún poso en él. Convencida de la seguridad de la bebida empieza a paladearla camino a su butaca, donde continua leyendo la novela de misterio que tiene por la mitad. Pobre, no me conoce demasiado bien. Si hubiera prestado atención, sabría que jamás estropearía un Solar de Samaniego con veneno. Desde mi escondite tras las cortinas sonrío al verla mojarse los dedos para pasar la página mancillando el libro. Esa asquerosa costumbre será su final.».

12. Lucía Jiménez Moratilla. Ganadora de una caja de Cabeza de Cuba Crianza 2019.

«Crujidos bajo el parqué, cuchicheos, onomatopeyas, muchas onomatopeyas. No sabría distinguir qué decían con claridad. Parecían gritos ¿de placer o de terror? me daba miedo descubrirlo. Me acurruqué en la cama. No cesaban y yo cada vez estaba más intranquila. Salté de la cama por impulso, como si mi cuerpo tuviera vida propia, y decidí bajar al sótano. Escalón a escalón, temerosa. Quedé en shock con lo que ví. La Matanza de Texas estaba en aquel cuarto: sangre por las paredes, cristales resquebrajados, caos infernal. Entonces la reconocí, mamá, que de nuevo había perdido la noción con aquella cosecha de Solar de Samaniego Cabeza de Cuba.».

Ganadores de la séptima semana:

13. Agustín Ruíz Pérez. Ganador de una caja de Cabeza de Cuba Crianza 2019.

«SORPRESA. Elena y Mirian nacieron el mismo día en años distintos y son muy distintas. Elena, la mayor, siempre fue idéntica a mamá: guapa, inteligente, divertida; la que siempre cae bien. Mirian, sin parecido conocido, siempre fue «la eufemística»: «rasgos singulares», «esforzada», «seria»; a la que «le cuesta entrar». La confunden: ese niño ¿quién es? y la cuestionan: ¿de verdad es su hermana? Elena, inmersa en la fase olfativa de su Cabeza de Cuba, sólo alcanza a verlo de reojo. Mirian lo contempla ojiplática. «Es un amigo de papá que lleva quince años fuera» dice mamá muy cariñosa. «Apareció el parecido conocido» piensa horrorizada.».

14. Virginia Zorilla Archillas. Ganadora de una caja de Cabeza de Cuba Crianza 2019.

«Cuántas veces te vi tras las cortinas en un estado casi de trance, cerrando los ojos e inspirando el aroma, evocando la fruta, la avellana, la madera... Entonces no lo entendía. Sólo sentía celos de la armonía que se producía entre los olores del vino, su cuerpo y tú. Y ahora lo comprendo todo, cuando a través de una sencilla fragancia, lima, jazmín, grosella, canela... consigo comunicarme contigo y evocar el roce de tu piel y la fuerza de tu abrazo de madre. Sólo ahora sé que tu amor por la enología me trazaba el camino para encontrarte hoy, cuando ya no estás, conviviendo entre esencias y fragancias que me llevan hasta ti. Brindo por ello.».