Combata el frío con 10€ de descuento en cesta para pedidos web superiores a 100€. Oferta válida para los 100 primeros hasta el 31 de enero. Comprar

DURÓN VENDIMIA SELECCIONADA Y ANCHOAS

181,00 €
Si es usted miembro de la Cofradía Solar de Samaniego deberá iniciar sesión para beneficiarse de promociones exclusivas

Durón Vendimia Seleccionada, D.O. Ribera del Duero de añada Excelente.

Este vino se elabora bajo dos premisas: identificación de la uva desde el mismo campo, para seleccionar la de mejor calidad para los vinos de la bodega, y la elaboración de los mismos bajo el control y vigilancia de un equipo asesor de prestigiosos enólogos.

Este vino es el resultado de una atenta elaboración en depósitos de acero inoxidable y una crianza de 12 meses en una cuidada selección de barricas de roble americano y francés.

12 Botellas Durón Vendimia Seleccionada + Anchoas

Disponibilidad: En existencias

ID
L220199
1 x DURÓN VENDIMIA SELECCIONADA   + 150,00 €
1 x ANCHOAS DE SANTOÑA   + 31,00 €

* Campos Requeridos

DURÓN VENDIMIA SELECCIONADA Y ANCHOAS

En existencias

181,00 €

Durón Vendimia Seleccionada 2019 es un vino de Tinta del País (Tempranillo) y una pequeña aportación de Cabernet Sauvignon elaborado con racimos procedentes de una cuidada selección de las mejores parcelas que rodean Bodegas Durón. Meses antes de la vendimia se sigue un estricto control del viñedo y de todos los parámetros que nos indican la calidad de cada finca: grado, acidez, maduración fenólica, IPT, intensidad colorante … De este modo, en el momento de la entrada de uva en bodega, ya se ha indicado por los equipos de viticultura y enología qué finca predominará en el coupage de ese año del Durón Vendimia Seleccionada y qué pequeñas parcelas de otras fincas complementarán la mezcla. Sin duda, una magnífica opción para descubrir el potencial y tipicidad de lo mejor de nuestros viñedos de Ribera del Duero.

La añada del 2019 vino marcada por un invierno frío y desafiante (temperaturas de -12º), con un final lluvioso. Las condiciones primaverales permitieron una estupenda rotación y floración de los racimos. El verano fue menos cálido de lo habitual y las reservas de agua del invierno permitieron un desarrollo rápido y notable. Durante el proceso de maduración, con temperaturas muy cálidas en septiembre y más altas de lo habitual en octubre, se produjo una evolución rápida en aquellos viñedos con menor carga afectados por las heladas. Se debió esperar un poco más para la perfecta maduración en el caso de viñedos no afectados por la helada. En general se obtuvieron uvas de un tamaño ligeramente superior a años anteriores, marcados por la sequía.